Pastor belga malinois

Historia de la raza:

Es uno de los cuatro perros pastores belgas considerados una raza con cuatro variedades en todos los países, excepto en EE.UU., donde cada variedad se considera una raza separada. Su antepasado es el perro pastor persa, del cual, a través de muchos cruces, surgieron los ejemplares actuales. En la Edad Media había muchos tipos de perros de pastor belga. En 1891 un comité de expertos decidió que los perros de pastor belga tienen la misma longitud de cuerpo y la misma forma, la diferencia está en la longitud, textura y color del pelo. Estos cuatro tipos eran los nombres de las regiones donde se desarrollaban.

Descripción:

Es un perro con un cuerpo bien proporcionado, de tamaño medio, armonioso, con músculos fuertes y un aspecto elegante. La cabeza es de longitud media, con un hocico del mismo largo que el cráneo y bastante estrecho en la parte superior. Los ojos tienen forma de almendra y son de color marrón oscuro. Las orejas son triangulares, situadas altas, rígidas, erguidas y de tamaño medio. La cola es de longitud media y se lleva baja, la punta un poco curvada, con pelo largo y rico. El pelo es corto, ligeramente más largo en el cuello donde forma un collar y más corto en la cabeza. Es de color amarillo rojizo, con una zona negra alrededor del hocico.

Personalidad:

No es difícil de entrenar porque es un perro obediente que aprende muy rápido. Es una raza independiente con un carácter fuerte y por eso necesita ser entrenado desde una edad temprana y acostumbrarse a las cosas nuevas, a las personas y a los animales. No se les debe pegar y se debe usar un tono suave, pero firme. La mayoría de estos perros disfrutan de los juegos de pelota, la natación, correr al lado de la bicicleta y los largos paseos. Tienen éxito en los concursos de agilidad y en el flyball.

El aseo:

Utilizado en el pasado para vigilar los rebaños, hoy en día este perro se utiliza más como perro de compañía y también para la seguridad y protección.

Deja un comentario