Silky terrier australiano

Historia de la raza:

Esta raza se desarrolló a finales del siglo XIX en los alrededores de la ciudad de Sydney y es el resultado del cruce entre el Yorkshire con el Terrier Australiano y con el Skye Terrier. Se utilizó principalmente como perro de compañía y fue reconocido en 1962.

Descripción del Silky terrier australiano:

Es un perro de tamaño pequeño, armoniosamente construido, robusto y de aspecto elegante debido a su pelo sedoso. La cabeza es de longitud media, el cráneo es plano, ligeramente más largo que el hocico y tiene un fino cierre frontal en la frente. Los ojos son pequeños, redondos, almendrados y oscuros. Las orejas tienen forma de V, son pequeñas, altas, erguidas y sin pelo largo. La cola se mantiene derecha y debe ser cortada. El pelaje tiene una sola capa de 12-15 cm de largo que es muy suave, brillante y sedoso. La variedad más común es el gris azulado que puede tener diferentes tonos, desde brillante a oscuro, con marrón, pero el color más apreciado y deseado es el azul de hierro. El pelo se cepilla con una raya en la mitad de la espalda. Al nacer, todos los perros de esta raza son negros.

Personalidad:

Este perro es dinámico, inteligente, ansioso por aprender, activo, vivaz, juguetón, alegre, obediente, alerta y aunque es pequeño es muy protector. Muy devoto de su amo es cariñoso y juguetón con los niños. Es vigilante con los extraños a los que ladra. Acostumbrado desde muy joven a otros animales domésticos y a otros perros, no tendrá problemas cuando crezca.

El aseo:

El pelo debe ser cepillado y peinado diariamente para mantenerlo bello y saludable. Esta raza raramente se desprende.

Las condiciones de vida del Silky terrier australiano:

Este perro se adapta fácilmente a las condiciones de vida que se le ofrecen, siendo un perro adecuado para un piso, con una familia cariñosa y cuidadosa. Necesita socialización y entrenamiento.

Entrenamiento:

El entrenamiento debe hacerse con facilidad y placer, porque es un perro inteligente y obediente que está ansioso por aprender y entiende fácilmente lo que se le exige. Tiene un nivel de actividad medio, le gustan los paseos no muy largos y no se inquieta si no sale a pasear todos los días. Se adapta a su amo, más o menos activo.

Utilidad:

Es un buen cazador de ratones, pero sobre todo un compañero feliz y devoto.

Deja un comentario